Cargando...

COPA CHALLENGER CARLOS Y EDUARDO LÓPEZ. 2016 - 8 y 9 de Octubre en Mendoza.

CÍRCULO MENDOCINO DE AEROMODELISMO
Tenemos el agrado de dirigirnos a Uds. Con el objeto de invitarlos a la "COPA CHALLENGER CARLOS Y EDUARDO LOPEZ 2016", organizado por nuestra institución,  a disputarse los días 08 y 09 de Octubre del corriente año.

Dicha competencia está abierta para todos los aeromodelistas del país, y también de otros países,
que quieran formar parte de ella.
La prueba sumará puntaje para el Campeonato Mendocino de Vuelo Libre:
Categorías F1A, F1B, F1C, F1G, F1H, F1J, P-30, Guardia Vieja Planeador, Goma y Motor.

CRONOGRAMA:

- Sábado 08/10:   Prácticas
 Prácticas todo el día
 - Domingo 09/10: Concurso, ( cinco ruedas ). 
Primera Rueda: dará comienzo a las 9.00 hs y terminará a las 10,30 hs.
Segunda.Tercera y Cuarta: serán libres hasta las 14.00 hs. Quinta Rueda: será de 14.00 hs y terminará a las 15.00 hs, dando por finalizado el concurso.
Si hay fly off se realizarán en horas de la tarde.

TIEMPOS Y CATEGORÍAS:
Tiempo máximo modelos de: F1A; F1B; F1C; y A2 CLASSIC:
Tres Minutos
Tiempo máximo modelos de: F1G; F1H, F1J; Guardia Vieja y P-30 :
Dos Minutos

CAMPO DE VUELO:
Por RUTA 40 a SAN JUAN recorrer 70 km y ubicar intersección  CAMINO A LAGUNA DEL ROSARIO ó SAN JOSÉ,  por ese mismo camino recorrer unos 800 metros hacia el este, y a mano izquierda esta el campom

INSCRIPCIÓN:

La misma sera de $130 y debe realizarse antes de comenzar el concurso. El participante,se podrá inscribir en una sola categoría indefectiblemente Por cuestiones de organización enviar confirmación ha este mail, hasta el día 07 / 10 .

ENTREGA DE PREMIOS Y ALMUERZO DE DESPEDIDA:

Se realizará un asado a la canasta en el mismo campo de vuelo,al finalizar el concurso.

Llevar todos los elementos necesarios ( carne,ensalada, vajilla, bebida, sombrilla,mucha agua, etc. ).


EL JUEGO

EL JUEGO
por Agnes Heller




El rasgo común de las acciones que hemos examinado hasta ahora es el de ser partes y fundamentos de la reproducción social, el objetivarse en ella. El hombre es siempre responsable de estas acciones y del saber que en ellas se manifiesta. Pero hay un tipo de acción, directa o verbal, y de saber correspondiente que no entra en el círculo de la reproducción social y de las cuales no se es responsable. Se trata del juego. Un aspecto común y esencial de todo juego es que desarrolla o moviliza capacidades humanas, sin ninguna consecuencia) Si alguien recita una escena en la que mata al hijo del rey, esto no trae consecuencias, porque en realidad no le hace nada. Si uno gana a un amigo al ajedrez, el hecho no tiene consecuencias reales, porque en realidad no le causa ningún daño. Cuando esta ausencia de consecuencias acaba, ya no se trata —aunque permanezca inmutable la forma lúdica— de un juego en lo referente al contenido. Así sucede, por ejemplo, en el profesionalismo.[1] Es cierto que el juego, además de las facultades, pone también en movimiento a menudo las pasiones. Sin embargo, la ausencia de consecuencias sigue siendo posible por la intervención de las formas normales de autocontrol, «hay que saber perder» es la conocida norma del juego, y quien no la respeta, pasa por un aguafiestas.

A causa de esta falta de consecuencias la moral del juego es radicalmente distinta de la moral de la vida. La única moral del juego estriba en la observancia de las reglas, y esto sólo en los juegos que las poseen. Dentro de las reglas todo es posible. El jugador no debe tener miramientos con el otro. Sería absurdo jugar mal para dejar ganar al adversario. Cuando en los jugadores aparecen motivaciones de este género, es porque provienen «de fuera», «de la vida», no pertenecen a la esfera inmanente del juego.

En el momento en que se presenta la responsabilidad moral, se está ya fuera de los límites del juego; «nos dejamos ganar, ya no es un juego», dicen los niños en quienes se ha desarrollado ya el sentido de este punto-límite. (La ausencia de la responsabilidad en la esfera lúdica no impide que en el juego se manifieste también el carácter del hombre. El homo ludens no es más que la revelación del hombre entero en la actividad lúdica, donde puede manifestarse, por tanto, toda su humanidad: en el juego puede ser celoso, envidioso, indiferente, apasionado, bondadoso, etcétera; puede jugar con o sin inventiva, con mayor o menor fantasía, de un modo lógico o ilógico; puede tomar o no en serio la derrota; puede transferir o no a la vida «real» el dolor sufrido en el juego, etcétera.)

Como hemos dicho, mediante el juego pueden ser puestas en movimiento todas las facultades humanas. Los juegos también se distinguen entre ellos por las capacidades que prevalentemente ponen en movimiento. Jugar a alcanzarse requiere y desarrolla ante todo la destreza y la agilidad; la gallina ciega, la sagacidad; las adivinanzas, la lógica y la asociación. Pero hay una facultad que salta siempre a primer plano: la fantasía. Precisamente porque la realidad es «sustituida» por una realidad imaginaria y se vive en un mundo inventado y autónomo, todo juego se convierte en una satisfacción de la fantasía.

Con mucha agudeza Gehlen detecta esa necesidad incluso en juegos que tienen objetivos muy próximos a la vida, es decir, que superan el círculo lúdico inmanente: los juegos eróticos y aquellos cuyo objetivo son las ganancias.

Distinguiremos tres grandes grupos. Pertenecen al primero los juegos de pura fantasía. Según Leontev la mayoría de los juegos infantiles son de este tipo, y sirven prevalentemente para la interiorización social. El juego de una niña que viste y cuida a su muñeca y el de un niño que construye un castillo con piezas, consisten en sentir respectivamente la muñeca como una recién nacida y el castillo construido como un castillo real. el crecimiento los juegos de fantasía no desaparecen, sino que asumen otras formas. Una de ellas es para los adultos el do-it-yourself. De hecho el placer que se experimenta en estos juegos no se deriva tanto del hecho de producir un objeto útil, como del hecho de que es producido a través del libre juego de la fantasía, de que es satisfecha en él la necesidad de fantasía. Es también de este tipo la forma de pensamiento anticipador convertida en un fin en sí misma, la fantasía, al igual que los citados juegos eróticos.

Forman parte del segundo grupo los denominados juegos miméticos, en los cuales la satisfacción de la fantasía se traduce en la asunción de un papel. La forma más desarrollada y plena de este juego es el teatro y bajo este aspecto el juego mimético constituye en realidad el punto de partida y el fundamento del arte. Pero esto no significa —como piensan algunos, y entre ellos Schiller— que el arte mismo sea también un juego. De hecho el arte, en cuanto objetivación genérica para-sí, no es en absoluto una mimesis puramente evocativa, sino que constituye su objetivación elevada al nivel de la genericidad. El juego, por el contrario, es por su carácter un fenómeno de la vida cotidiana y no supera nunca esta esfera. Aunque con esto no queremos negar que existan numerosísimas formas de paso entre el juego mimético cotidiano y la creación artística o su concreción.

Los juegos miméticos tienen también evidentemente formas menos desarrolladas. Entre los niños se verifican a menudo temporales «atribuciones de papeles» (ahora yo soy el conductor, ahora yo hago de maestro y tú de niño, etcétera). En ciertos casos tienen lugar transposiciones directas a los juegos regulados (por ejemplo, el gato y el ratón). Leontev ve en ellos un desarrollo típico:«El juego procede evolutivamente: en primer lugar el papel claro con la situación imaginaria y las reglas encubiertas, finalmente las reglas claras con la situación y el papel imaginarios.»[2]

El tercer tipo es el juego regulado. En este caso los papeles —cuando existen— pierden importancia y se convierten en funciones dentro del determinado sistema de reglas (tú eres el que alcanza, él es el ala izquierda, etcétera). Los juegos regulados tienen dos elementos característicos. El primero es que son en general juegos colectivos, no es posible efectuarlos solo. Lo que puede expresarse en una concomitancia o en una sucesión (el fútbol y la competición entre tiradores). Pero, como siempre, deben estar implicados un cierto número de participantes. El número mínimo es de dos (el esgrima), pero varía según los juegos; el máximo es indeterminado, pero no puede ser demasiado grande (diez mil personas no pueden jugar juntas, como máximo pueden mirar, entusiasmarse, etcétera). El segundo elemento de los juegos regulados es su carácter competitivo: en ellos se puede ganar o perder. Incluso deben su popularidad precisamente a este aspecto competitivo, en cuanto no sólo la fantasía encuentra en ellos un nuevo alimento (el papel de la casualidad en los juegos regulados), sino que a través suyo surge una particular tensión que aferra tanto a los jugadores como a los hinchas. Los juegos de pura fantasía casi no producen tensión, son relativamente privados y no tienen hinchas. En los juegos miméticos se crea. ya una atmósfera de algún modo tensa, pero la causa primera de esta tensión no es el juego, sino más bien el contenido evocado. (Cuanto más trata la historia «de nosotros», tanto más numeroso es el público.) Los juegos regulados, por el contrario, son por su naturaleza creadores de público. Pero también aquí es importante el contenido: la competición entre los dos mejores espadachines del país (una «bella competición») atrae muchos más espectadores que un partido de fútbol entre equipos de tercera división. Sin embargo, tienen siempre un público, porque la posibilidad de ganar o perder, la tensión y la expectativa bastan por sí solas para atraer espectadores.

¿Cuál es, por tanto, la función del juego en la vida cotidiana? El juego constituye una actividad que desarrolla las capacidades. que está guiada por la fantasía, y que —dada su falta de consecuencias— no puede ser un deber: no se podría nunca exigir, ni nunca nadie lo ha hecho. El desarrollo de las capacidades sin consecuencias sociales, por un lado y la inexigibilidad por otro, crean una particular esfera y una particular consciencia de libertad. Tenemos así un momento positivo y un momento negativo interrelacionados entre sí. Es negativo el aspecto de la ausencia de obligación; el dato positivo es el desarrollo de las capacidades. Hay que subrayar con fuerza que en el juego, sea cual sea el momento de la libertad predominante, el positivo o el negativo, se trata siempre de una libertad subjetiva. Es decir, a partir del juego no podemos saber si determinada persona en la vida «verdadera» puede realizar sus capacidades y cómo lo hará.

En el mundo del niño, que aún no ha alcanzado el nivel de la conducta autónoma de la vida cotidiana, la libertad subjetiva tiene necesariamente mucho espacio. Para los niños, por tanto, el juego es una forma de vida «natural», una forma inconsciente de preparación para la vida. En el mundo de los adultos las cosas son de otro modo: el contenido del juego y la función que cumple en su vida varían sensiblemente según el grado en que pueden realmente ser libres y según la medida y el modo en que consiguen realizar sus propias capacidades en la vida. En épocas en que las posibilidades de libertad en la vida son relativamente amplias, cuando el trabajo y las relaciones sociales están relativamente poco alienadas, el juego conserva en su totalidad la libertad subjetiva de la satisfacción de la fantasía. En este caso no es una preparación para la vida, sino el ejercicio sin responsabilidad de las capacidades adquiridas y de las habilidades desarrolladas en la vida. (De este tipo eran las fiestas de los arqueros en la Suiza de los inicios del siglo XIX.)

Todos los pensadores que han emitido hipótesis sobre un futuro no alienado, se han interesado particularmente por la parte que el juego puede tener en un mundo sin alienación (Rousseau, Fourier). Por el contrario cuanto más alienadas son las relaciones sociales, cuanto mas alienada es la actividad de trabajo y la misma vida «verdadera», tanto más clara y unívocamente el juego se convierte en una evasión, en un punto de apoyo, en una pequeña isla de libertad. (Un ejemplo en este sentido es la predilección de los negros estadounidenses por el boxeo, como única ocasión en la que un negro puede dejar k.o. a un blanco sin ser encarcelado) Los adultos juegan la mayoría de las veces para olvidar el mundo, para crear un mundo distinto en el lugar del real, y también para constituirse una pseudo-individualidad en el lugar de una individualidad efectiva.

La ‘epidemia’ de hobbys indica precisamente la difusión de esta última necesidad. Pero dado que la libertad del juego, como hemos visto, es en sí solamente una libertad subjetiva, no podrá nunca procurar una satisfacción completa y auténtica en el lugar de la vida. El juego, elegido como instrumento de evasión, sigue siendo improductivo y el mismo hombre, precisamente a causa de la libertad subjetiva conservada de este modo, se convierte en prisionero del juego (piénsese en el Jugador de Dostoyevski).

Y esto no sólo se verifica cuando las consecuencias se presentan (como en la ruleta), sino también en el caso de la clásica ausencia de consecuencias: el hombre que sólo vive sus fantasías en el juego o que se resarce de su vida fracasada y mezquina con la victoria de su equipo de fútbol preferido, está tan a merced del juego como un empedernido jugador de cartas.

Hemos hablado hasta ahora de un tipo de interacción entre la vida «verdadera» y el juego. Pero hay también otra, más relevante y más general. A saber: (cuanto más alienadas son las relaciones sociales, tanto más surgen los clichés, los roles estereotipados, y tanto más disminuye en los hombres la consciencia de la responsabilidad moral respecto de sus acciones. Quien tiene un comportamiento basado en módulos, casi nunca o sólo superficialmente se enfrenta al contenido moral de sus propias acciones, casi nunca o sólo superficialmente siente la responsabilidad personal y admite las consecuencias de sus actos. Surge así el mundo del “Así lo hacen todos” y de esta argumentación emerge un comportamiento en el que los «roles» de las personas son entendidos como «reglas del juego», mientras que la firmeza o el hundimiento de los hombres aparecen identificados cada vez en mayor grado con la observancia y, respectivamente, las violaciones de tales reglas. Se instaura así un comportamiento humano que, si es legítimo en el juego —donde objetivamente no existen consecuencias—, cuando se difunde en la esfera de la vida «verdadera», es de una extrema absurdidad.

En la vida, se sepa o no, todo acto tiene sus consecuencias, las cuales quizá perjudiquen gravemente a otras personas. Por otra parte, la vida «verdadera», cuando está dominada por la ausencia de consecuencias y de responsabilidades convertida en comportamiento general, ya no proporciona la libertad desarrollada en capacidades, la autorrealización auténtica que es propia del juego.

El comportamiento de la vida cotidiana se convierte en un juego de las partes de las funciones. Por ello, la lucha contra la alienación se convierte en una lucha por la reconquista del juego. Debe ser reconquistado el juego auténtico, que no es el juego de las funciones, las apariencias, sustituto de la vida, sino parte orgánica de la libertad finalmente conquistada.







[1] Este hecho esté bien representado en ios 40.000 dólares, de Ernest Hemígway.
[2] A. N. Leontev. A pszichikum fejlődésének problémái (Problemas del desarrollo de la psique), Budapest, Akadémiai Kiadó, 1963, p. 500


FECHAS CONCURSOS MENDOZA. 2.015.

FECHAS CONCURSOS CI.M.A. 2.015.

1º- 15 de Marzo.
2º- 12 de Abril.
3º- 02 de Mayo.     Copa Aniversario Club.
4º- 09 de Julio.     (Optativo concurso G.Vieja)
5º- 16 de Agosto.
6º- 11 de Octubre.   Concurso Clausura.

                     Copa Challenger,Carlos y Eduardo Lopez.
                      
Saludos
Eduardo Furferi
Pdte CI.M.A.


IX CONCEPT F1J



YOGUI de Aberto Sandham. Argentina. 1953



El modelo se encuentra publicado oficialmente en la página de la FAA


Correo de lectores

Estimados Amigos: luego de un trabajo de investigación que comenzó allá por el 2009, en el que trabajamos a la par con Hugo Bennedini y Juan Carlos Scaltritti, hoy por la tarde tuve el orgullo de recibir la nota que les adjunto al correo electrónico de la Fed. Arg. de Aeromodelismo, la cual es una resolución que homologa como "Modelo Nacional de Guardia Vieja" al histórico Yogui de Alberto Sandham (en su primera versión). 

Tengo el orgullo también, de haberlo dibujado en base a un fuselaje, Ala y Estabilizador que me dejó Tito antes de su muerte, en donde me dijo que lo había diseñado y volado a partir de 1953 y que pude luego corroborar con mucha gente esa info. Hoy es un día muy feliz para mi y quiero que lo sea también para ustedes. Ya me voy a poner a armarlo para poder volarlo en el verano. Y espero que ustedes puedan hacerlo también y disfrutarlo. 

Les agradezco a todos su acompañamiento y esto me da fuerzas para volver con todo al Vuelo Libre. Esto fue dirigido a todos, con la idea de incluir a los que quieran volar libremente y para que los chicos nuevos que ingresen al deporte, vean que hubo grandes diseñadores y deportistas Argentinos que debemos recordar.  

Un abrazo. Marcelo Grippo


Volar Libremente

El aeromodelismo de vuelo libre, nos enseña que cada detalle, cada ajuste, es crucial. Cada modelo es al mismo tiempo una maquina voladora y una obra de arte destinada a funcionar en un universo de variables infinitas. Al que dejamos escapar de nuestras manos, esperando que con buena suerte retorne con nosotros... Leer la nota completa
* Navegue por Categorías con las etiquetas de la barra lateral.
* Entradas Antiguas para visitar las notas anteriores
* Índice (Parcial)
* Zoom = (Ctrl+) o (Ctrl+Mouse Scroll)

Si usted tiene problemas para visualizar esta pagina, elimine los cookies en su navegador web ( Internet Explorer, Mozilla, Crome, etc ) y vuelva a cargar esta dirección en la barra de direcciones